Instagram
LinkedIn
Twitter

“La emigración puede ser muy bonita, pero también es dura y siempre necesitas de alguien que entienda lo que estás pasando”

 -Como hija de gallegos nacida en Londres, lugar donde has vivido y crecido, ¿cuál es tu relación hoy en día con Galicia y con España? ¿Vienes a menudo? ¿Toda tu familia es originaria de Galicia?

-Mi relación con Galicia viene de muy atrás, porque a pesar de haber nacido en Londres, viví en Galicia desde bebé hasta los 9 años. Mis primeros recuerdos son de Galicia, de tardes jugando en sus parques, playas, calles y como no, de domingos comiendo en casa de los abuelos -y bisabuelos- en la aldea. Llegué a Londres en agosto de 1997 mi madre y mi tía se criaron en Londres pero mi madre regresó a Galicia en los años 80 y en julio de 2004 decidí volver y cursar bachillerato en Betanzos. A día de hoy, y por razones de trabajo, no puedo ir tan a menudo como a mí me gustaría pero intento ir en Navidad y en verano. Conservo muy buenos amigos de los que disfruto siempre que voy. Mi familia procede del ayuntamiento de Abegondo, aunque mis abuelos paternos pasaron una temporada larga en A Pobra do Caramiñal, donde se criaron mí padre y mi tío hasta que mis abuelos se instalaron ya de forma permanente en Riazor A Coruña.

Por parte de mi madre, mis abuelos, que estuvieron en Londres unos 40 años, viven en Abegondo desde que se retiraron a mediados de los 90. Mis padres, mi tía, mi hermano y yo seguimos en Londres.

-Uno de los dilemas de los emigrantes y sus descendientes es el de la identidad indefinida ya que en el país de recepción son de fuera, mientras que para el país de origen siempre serán los que se fueron. En tu caso, ¿te consideras gallega o inglesa? ¿Cómo ha influido en ti el hecho de crecer y educarte plenamente en dos culturas? ¿Te sientes integrada en ambos mundos?

-Me considero gallega, española e inglesa. Si soy sincera, para mí nunca ha sido un problema ser de varios sitios a la vez. De hecho creo que soy muy afortunada y el andar de un lado a otro me ha ayudado mucho a lo largo de mi trayectoria, tanto personal como profesional. Estoy acostumbrada a los cambios grandes y tengo una gran capacidad de adaptación. Hoy por hoy, para mí Londres es casa, pero eso no quiere decir que Galicia lo sea menos. Lo que si que tengo muy claro es que si llego a tener hijos, me gustaría inculcarles la cultura española/gallega y que sepan manejar ambos idiomas desde pequeños.

-Al mismo tiempo, esta circunstancia puede ser una oportunidad ya que tienes acceso a dos culturas diferentes lo cual, a nivel profesional en un mundo globalizado, supone una gran ventaja a tu favor. Además, en tu caso se trata de las dos culturas más importante en el mundo: la anglosajona y la hispana. ¿Realmente ha sido una ventaja para ti? ¿En qué sentido?

-Si, como ya decía, yo creo que más bien es una ventaja y que te ayuda a ver las cosas desde puntos de vista muy distintos. A nivel profesional, el hecho de ser bilingüe siempre me ha abierto puertas.

“Mi generación ha conseguido grandes logros pero no hubiesen sucedido sin en el esfuerzo y empeño de nuestros padres y abuelos. Hoy en día es relativamente fácil hacer la maleta y marcharse a otro país, pero no me quiero ni imaginar lo que sintieron aquellos que lo hicieron hace décadas, sin móviles, sin internet y prácticamente con lo puesto”

-¿Cómo es tu relación con la colonia gallega y española en Londres? ¿Te ha servido para tu desarrollo personal o profesional?

-Tengo relación con la colonia gallega y diría que, por lo general, es muy buena. Somos muchos pero lo suficientemente pocos como para conocernos y ayudarnos mutuamente. Basta decir que te hace falta algo para que alguien mueva cielo y tierra para ayudarte. La gran mayoría de gallegos que conozco en Londres son gente como yo y como mi familia. Hijos o nietos de emigrantes, gente trabajadora y emprendedora. Mi generación ha conseguido grandes logros pero no hubiesen sucedido sin en el esfuerzo y empeño de nuestros padres y abuelos. Hoy en día es relativamente fácil hacer la maleta y marcharse a otro país, pero no me quiero ni imaginar lo que sintieron aquellos que lo hicieron hace décadas, sin móviles, sin internet y prácticamente con lo puesto. La emigración puede llegar a ser muy bonita, y personalmente yo estoy muy orgullosa de la gran familia gallega que somos en Londres, pero también es dura y siempre necesitas de alguien que entienda por lo que estás pasando. Creo que no me equivoco cuando digo que aquí todos nos intentamos ayudar mutuamente.

-¿Qué papel han jugado instituciones como el Centro Gallego de Londres o el colegio Cañada Blanch en tu formación como persona y en tu educación? ¿Consideras que están suficientemente valoradas entidades de este tipo?

-Del Cañada Blanch no puedo hablar mucho porque solo cursé un año allí antes de eso estuve en dos colegios ingleses, pero diría que el Centro Gallego ha sido un pilar muy importante en mi vida. Recuerdo la cantidad de sobremesas que sufrí con mis padres y sus amigos de pequeña e irónicamente ahora soy yo quien las disfruta. El Centro es como estar en casa, te permite disfrutar de una jornada con los tuyos pero también es una forma muy amena de conocer gente nueva. Y quizás lo mas bonito del Centro Gallego no solo sea conectar con gente de Galicia, sino también conocer a gente de todos los rincones de España que se acercan para disfrutar de la cultura y comida gallega.

-¿Tienes relación con los españoles que llegaron a Londres en los últimos años, a raíz de la crisis económica? ¿Crees que llegan bien asesorados? ¿Consideras que necesitarían más ayuda de la Embajada y consulados españoles?

“No voy a entrar en detalles pero si me atrevería a decir que, por lo general, tanto la Embajada como el Consulado, podrían hacer un mayor esfuerzo para que la gente que llegue se sienta arropada y pueda así integrarse con mayor facilidad”

-Pues si. ¡Me voy a casar con uno! Mi novio, Sergio, llegó a Londres hace casi 7 años, nos conocimos aquí y llevamos ya 5 años juntos. Y como él, cientos de españoles más, aunque la gran mayoría de los que yo conocí ya han regresado a la Península. No sé hasta qué punto los que llegaron lo hicieron con suficiente información, pero me imagino que no. Lo que si puedo decir con certeza es que muchos de ellos lo hicieron enfadados y hasta cierto punto también desilusionados. Es muy triste ver llegar tanta gente joven, preparada, con ganas de crecer y desarrollarse profesionalmente, y que se vean limitados a hacer trabajos que quizás no sean los deseados porque no dominan el idioma a la perfección. No voy a entrar en detalles pero si me atrevería a decir que por lo general, tanto la Embajada como el Consulado, podrían hacer un mayor esfuerzo para que la gente que llegue se sienta arropada y pueda así integrarse con mayor facilidad.

-¿Te parece que la gente joven, tanto los descendientes de emigrantes como la nueva emigración, sigue interesada en participar en la vida asociativa de la emigración o que habría que ofrecerles nuevas motivaciones para que se involucren en ella y garantizar así el futuro de centros y asociaciones?

-Este tema es difícil de abordar. Sinceramente, yo creo que este tipo de interés tiene que salir de uno mismo. Es decir, si tu disfrutas formando parte de asociaciones de la emigración, vas a querer trabajar para que estas sigan abiertas. Creo que es algo muy personal y que depende de cada uno. Obviamente, a mí me daría pena que asociaciones como el Centro Gallego dejasen de existir, pero también entiendo que algún día quizás así sea porque siempre trabajan los mismos y llega un punto en el que la gente se cansa.

-En muchas ocasiones se dice que Galicia cuenta con un gran potencial: los más de medio millón de residentes en el extranjero. En tu opinión, ¿estamos aprovechando las posibilidades que ofrecen una red tan extensa de personas que siguen sintiendo como propia la tierra de origen? ¿Qué acciones se podrían desarrollar?

-Yo diría que no. Creo que se podría hacer mucho más a la hora de compartir ideas. Los que estamos fuera tenemos una forma distinta de ver las cosas, cosa que puede beneficiar a los que siguen en Galicia y vice versa. No sé, creo que se podría hacer mucho más a la hora de colaborar en ciertos proyectos con el fin de mejorar y solucionar problemas tanto aquí como allá.

-¿Existe interés entre las segundas y terceras generaciones de españoles en establecerse en España? ¿Y entre la nueva emigración, que está menos enraizada allí? Algún tipo de incentivo laboral o formativo, ¿podría ayudar al regreso de ciudadanos residentes en el extranjero?

-No puedo hablar en nombre de nadie, pero diría que la mayoría de gente que yo conozco no se plantea regresar a España, al menos a corto plazo. La vida en Londres es dura. Es una ciudad muy cara y las distancias son largas, pero sigo pensando que es una ciudad que brinda muchas oportunidades y éxito a quien lo busca. Está claro que las cosas no surgen de la noche a la mañana, pero conozco a muchos profesionales, formados en España, que aquí están ganando buenos sueldos y se sienten valorados en su trabajo. Por una parte es triste que alguien tenga que salir de su propio país para que esto suceda. Yo no digo que Inglaterra sea perfecta, está claro que no lo es y está claro que la situación política aquí también es inestable y que la incertidumbre creada por el brexit ha desmejorado mucho la situación, pero sigo pensando que aquí siempre va a triunfar el que se lo proponga o al menos lo intente.

El regreso a España es una decisión muy personal, e incluso me atrevería a decir que mucha gente a veces se precipita a la hora de marcharse -cosa que entiendo, porque estar fuera es duro-. De todas formas, desde mi punto de vista, España tiene que hacer un lavado de cara monumental, ofrecer mejores condiciones laborales, erradicar el nepotismo y premiar a la gente emprendedora y a los autónomos con mejores incentivos, mayor bienestar y estabilidad.

“Desde mi punto de vista, España tiene que hacer un lavado de cara monumental, ofrecer mejores condiciones laborales, erradicar el nepotismo y premiar a la gente emprendedora y a los autónomos con mejores incentivos, mayor bienestar y estabilidad”

-Descríbenos, brevemente, en qué consiste tu trabajo.

-Soy la editora de UK Tech News www.uktech.news, que como su propio nombre indica es una página web sobre el sector tecnológico, mayoritariamente del Reino Unido pero también con vistas a lo que pasa a nivel global. Soy la responsable de todo el contenido editorial, desde artículos hasta vídeos y eventos. Mi trabajo consiste en escribir, dar charlas, presentar eventos y vídeos y entrevistar a gente emprendedora que utiliza la tecnología para resolver problemas reales. Somos el punto de referencia para saber qué sucede a nivel de las ‘startups’, pero también para entender el trabajo de las grandes multinacionales tecnológicas.

-Por tu experiencia como profesional de la información relacionada con el desarrollo empresarial de las nuevas tecnologías, ¿cómo ves situada a España y a Galicia en este ámbito en relación con otros países? ¿Consideras que hay que facilitar una mayor inversión en este campo? ¿Ofrece España un nivel formativo comparable a cualquier otro país avanzado?

-En Europa los líderes en este campo indudablemente son Reino Unido, Alemania y. desde que ha entrado Macron al poder, también Francia. También es verdad que están surgiendo cosas interesantes en Estonia. España, junto con Italia, Irlanda y Portugal, es un caso muy interesante porque creo que la crisis económica ha servido para propulsar a la creación de ideas de las que han surgido ‘startups’ que en su mayoría, sobre todo en España, están consiguiendo atraer un nivel considerable de inversión por parte de capitalistas. Hay varias compañías innovadoras, nacidas en España, que han llamado la atención de los medios ingleses, pero por lo general son minoría. Lo que si que he notado es que hay un gran número de emprendedores españoles que han decidido mudarse a Londres para crear y registrar aquí sus negocios porque, según me dicen, aquí las facilidades para hacerlo son mayores. ¡He aquí el problema! España está vertiendo grandes profesionales, bien formados, por los cuatro costados. La formación técnica que se obtiene en las universidades españolas es muy buena, pero la gran parte del talento se marcha en busca de mejores oportunidades y condiciones, al menos de momento.

-Cuéntanos alguna anécdota de tu trabajo o alguna persona que hayas entrevistado y que te haya impactado.

-Te podría contar muchas pero hasta la fecha mi mejor entrevista ha sido con Brian May, el guitarrista de Queen y en mi humilde opinión un autentico genio de la guitarra. Es súper inteligente, estudió astrofísica en una de las universidades mas prestigiosas del Reino Unido y del mundo. Es un apasionado de los derechos de los animales, de la ciencia y de promoverla entre las masas. Fue un autentico placer entrevistarle y conocerlo de cerca. Me podría pasar horas hablando con él y de hecho logró que entendiera más cosas en 20 minutos que mi pobre profesora de Física y Química en 5 años.

-¿Algo más que quieras añadir?

-Solo que me encantaría poder ayudar a todo aquel que lea esto y que esté interesado en formarse como periodista o esté barajando la idea de ejercer como tal en el Reino Unido. Estaría encantada de compartir todo lo que he aprendido hasta el momento en caso de que esto le sirviese de ayuda a alguien. Y por último, un llamamiento a todo aquel que lo esté pasando mal al estar fuera de casa: ánimo y… ‘que nunca choveu que non escampará’.

Fuente: Galicia Exterior

Planeta
BBVA
Banco Exterior
Fedeuropa
Fundación España Salud
Oficina Cultural
Venezuela
España