Instagram
LinkedIn
Twitter

Cómo evitar el desempleo tecnológico

Por: Juán Carlos Cubeiro

 Quería haber ido el pasado lunes a la presentación del libro ‘El empleo del futuro’ de Manuel Alejandro Hidalgo. No pude comprarlo hasta ayer no estaba todavía en los Relay de Atocha ni de Sants y he disfrutado hoy, y mucho, de su lectura. Mi gratitud al autor y al editor, mi buen amigo Roger Domingo.

Doctor por la Universidad Pompeu Fabra presentó la tesis hoy hace 10 años, el día de la quiebra de Lehman Brothers, Manuel Hidalgo es profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, investigador sobre el cambio tecnológico, el mercado laboral y el crecimiento económico. Es un economista “de los buenos”, y en el libro se nota.

Manuel Hidalgo divide el texto en tres bloques:

I. Una historia de amor-odio

  1. El equilibrio entre trabajo y capital. El profesor Hidalgo parte de 1809-1810 victorias napoleónicas, depresión de la economía británica, movimiento ludita contra la mecanización. Compara Verín donde está Cyclowood, fundada hace 70 años por Francisco Fernández, que fabrica bicis con chasis de madera con Lille hogar de Decathlon, que fabrica bicicletas B”Twin más baratas: ratios ordenadores-trabajador muy diferentes. En el año 1, en España cada persona crearía 2€ de riqueza; en 1750, 3’7€; en 1850, 5’5€ y ahora unos 70 €. Una productividad mucho mayor. La ventaja comparativa proviene de la combinación de factores de producción.
  2. Sustitución o complementariedad. La “lanzadera flotante” de John Kay 1733 exigía trabajadores cualificados. La Spinning Jenny 1763, no tanto. Goldin y Kayz han demostrado que empleo cualificado y capital herramientas son complementarios, se necesitan unos a otros. Sn embargo, en la producción final no ocurre lo mismo. El abaratamiento relativo del uso de la mano de obra no cualificada en la producción de bienes abrió la oferta de empleo a mujeres y niños en el XIX. David Ricardo y Thomas Malthus atribuyeron al crecimiento de la población la estabilización de los salarios a pesar del aumento de productividad; Karl Marx consideraba que el cambio tecnológico era ahorrador de mano de obra. en 1780-1840 el PIB/trabajador, la productividad, creció en UK un 46% y el salario real un 12%. Pero demasiado capital mató su rentabilidad Piketty. De nuevo, todo se transformó a partir de 1970.
  3. El origen del cambio. Robert Allen ha demostrado que son los incentivos económicos los que fomentan la innovación. Joel Mokyr cree que son las ideas la Ilustración llevó a la Revolución industrial. Es el “sexo entre ideas” Vicent Geloso, 2015. En cualquier caso, opina Manuel Hidalgo, hemos de atender a la desigualdad y la precarización.

B. La segunda ola de automatización

  1. La nueva generación de robots. En el show de Johnny Carson, en 1966, fue presentado un robot, Unimate. Al mismo tiempo, en Stanford, se creaba el primer vehículo por control remoto. Todo robot palabra de Karel Capek, 1921, del checo “robota”, trabajo obligatorio tiene como “cerebro” un procesador, que por la Ley de Moore Intel cada vez ha sido más potente y barato. Hoy pueden hacer 304.510 M de instrucciones por segundo. Según BCG, el impulso de la automatización de las actividades obedece a cuatro razones: caída del coste relativo 40%, productividad aumento del 5% anual, mayor autonomía, adopción por las industrias de menor tamaño.
  2. Máquinas que piensan. Es la Inteligencia ArtificialIA, cuyos padres fueron Alan Turin y Marvin Minsky en los 50. El nacimiento oficial fue un congreso de verano de 1956, con Minsky y Claude Shannon. La IA ha llegado para quedarse porque se multiplican las inversiones, desarrollan proyectos compañías como Intel, Samsung, Google, Facebook o Amazon, y 2/3 de las empresas tienen conocimiento de IA.
  3. Las consecuencias económicas de la automatización. Las tareas se automatizan por avance tecnológico y reducción del coste. La primera ola Años 70 afectó a las tareas rutinarias, Cortés, Acemoglu y Restrepo han estudiado el trasvase de trabajadores poco cualificados, la “clase media social”, a zonas más deprimidas. Chinhui Jung, Kevin Murphy y Brooks Pierce 1993 mostraron la desigualdad que generó la automatización a los ricos les favorecieron las ventajas fiscales de Reagan y Thatcher, como han probado Pikety y Emmanuel Saez.      Polarización y, de nuevo, capital y cualificación se complementaron a la perfección. La fase de la cadena de valor y el valor añadido generan una “curva de la sonrisa” Enrique Feas, con un valle en lo tangible fabricación y picos en el intangible previo I+D, diseño, logística de copra y posterior logística de venta, marketing, servicio al cliente. Caída de las rentas salariales 1980-2015 Karabarbounis y Neiman. ¿La nueva fase de automatización será diferente?
  4. La segunda ola. Robotización e IA, que añaden complejidad. Carl Benedict Frey y Michael Osborne 2017: la regla el 47% es el porcentaje de empleos con alto riesgo de automatización. Otro 18%, riesgo medio. Rafael Domenech y Javier Andrés han hecho un trabajo similar para la economía española 2018; el riesgo desciende al 36%. Las ocupacoines de mayor riesgo son administrativos de apoyo, operadores de instalaciones, de maquinaria y de apoyo, ocupaciones elementales. La probabilidad de perder el empleo en España es mayor cuanto menor es el nivel educativo. La segunda ola de automatización generará disrupciones en el mercado de trabajo.
  5. Cuatro razones para el optimismo. Las máquinas harán algunas tareas, pero no todas. LA tecnología puede sustituir, pero también complementar. La sustitución también depende de la demanda. Gracias a la IA, se va a necesitar aún más empleo aunque diferente.El efecto renta compensará la pérdida de empleo.

III. Las nuevas formas de empleo.

  1. Los empleos o volverán, señor presidente Steve Jobs a Barack Obama, 2011. Katz y Krueger: alternative work arrangements. En España, las contrataciones por ETT se estancan pero las de empresas multiservicios para la contratación de servicios externalizados aumenta INE: un negocio de 30.000 M €, según DBK. en 2017, el 56% de las empresas eran unipersonales el 30% en 2011: atomización y externalización. Consecuencias: especialización y erosión de normas sociales.
  2. Poder de mercado. Se ha intensificado la concentración de empresas. ¿La tecnología lleva al monopolio? No necesariamente. Para David Autor, David Dorn, Lawrence Katz, Christina Patterson y John van Reenen 2017, la sensibilidad de los consumidores al los precios es mayor.  Las GAFAs Google, Amazon, Facebook, Apple y los ATUNes Airbnb, Tesla, Uber/Cabify, Netflix pueden expandir su negocio a coste marginal cero. El poder de mercado geenra una caída de los salarios del 15% Olivia Lavecchia y Stacy Mitchell.
  3. La economía digital como banco de pruebas. Las plataformas digitales. Una plataforma es un mercado bilateral, un “two-sided market”. Jean Tirole premio Nobel de economía 2014 las ha estudiado especialmente. Surgen por interés: Facebook, Google y Youtube son enormes plataformas de publicidad. Heredan la estructura de la prensa, los clubs nocturnos o las tarjetas de crédito. Características: grupos de participantes la plataforma es tercera parte,   externalidades internalizadas por la plataforma, estructura de precios.

IV. ¿Qué debemos hacer?

  1. Retos para el futuro. ¿Cómo educar? En habilidades “blandas” soft skills, STEM… Nuevas formas de empleo, regulación laboral y política social. Lucha contra el poder de mercado. El autor nos recuerda que en España en el primer trimestre de 2018, la tasa de desempleo estaba en el 16’74% 3′ 8 M de personas. La lucha contra la desigualdad y el dividendo social de larga tradición. ¡Que paguen los robots! “Exigir que paguen a la Seguridad Sociel parece más porpio de una película de Mel Brooks que de una obra maestra de la ciencia ficción”.

Epílogo. En esta revolución habrá ganadores y perdedores. “A lo único que hay que tener miedo es al miedo mismo” Roosevelt.

 

Un libro importante, necesario en estos tiempos.

 

 

 

 

 

Planeta
BBVA
Banco Exterior
Fedeuropa
Fundación España Salud
Oficina Cultural
Venezuela
España