Anuario 2012
Alquiler salones
Cepade
Cepade Twitter
lunes, 10 de junio de 2013 | Información de interés

Orinoco, viaje a un mundo perdido

La Cidade da Cultura de Galicia acoge 'Orinoco. Viaje a un mundo perdido', una de las muestras de arte étnico latinoamericano más importantes del mundo y un homenaje a la tradición cultural y al patrimonio material de las doce etnias que habitan en el Amazonas venezolano.
Tras 13 años recorriendo algunas de las instituciones culturales más importantes de Europa y recibir más de siete millones de visitantes, la Colección Orinoco se expone hasta el 12 de enero de 2014 en el Museo Centro Gaiás.
 
Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.
 
Viaje al mundo perdido
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.
 
La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.
Material visual y didáctico
 
El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.
 
Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.
 
De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.
 
 
Siete ambientes, tres pisos
 
Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.
 
El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.
 
La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.

Hoyesarte.com

Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.

Viaje al mundo perdido

Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.

La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.

Material visual y didáctico

El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.

Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.

De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.

 

Siete ambientes, tres pisos

Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.

El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.

Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.

La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2013/05/orinoco-viaje-a-un-mundo-perdido/?utm_source=Adi%C3%B3s%20a%20El%C3%ADas%20Querejeta,%20un%20productor%20total%20/%20Arte%20japon%C3%A9s%20en%20el%20Prado%20&utm_medium=boletin&utm_campaign=boletin#sthash.Q7j5IG1k.dpufTras 13 años recorriendo algunas de las instituciones culturales más importantes de Europa y recibir más de siete millones de visitantes, la Colección Orinoco se expone hasta el 12 de enero de 2014 en el Museo Centro Gaiás.

Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.

Viaje al mundo perdido

Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.

La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.

Material visual y didáctico

El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.

Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.

De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.

 

Siete ambientes, tres pisos

Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.

El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.

Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.

La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2013/05/orinoco-viaje-a-un-mundo-perdido/?utm_source=Adi%C3%B3s%20a%20El%C3%ADas%20Querejeta,%20un%20productor%20total%20/%20Arte%20japon%C3%A9s%20en%20el%20Prado%20&utm_medium=boletin&utm_campaign=boletin#sthash.Q7j5IG1k.dpufTras 13 años recorriendo algunas de las instituciones culturales más importantes de Europa y recibir más de siete millones de visitantes, la Colección Orinoco se expone hasta el 12 de enero de 2014 en el Museo Centro Gaiás.

Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.

Viaje al mundo perdido

Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.

La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.

Material visual y didáctico

El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.

Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.

De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.

 

Siete ambientes, tres pisos

Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.

El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.

Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.

La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.

- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2013/05/orinoco-viaje-a-un-mundo-perdido/?utm_source=Adi%C3%B3s%20a%20El%C3%ADas%20Querejeta,%20un%20productor%20total%20/%20Arte%20japon%C3%A9s%20en%20el%20Prado%20&utm_medium=boletin&utm_campaign=boletin#sthash.Q7j5IG1k.dpufTras 13 años recorriendo algunas de las instituciones culturales más importantes de Europa y recibir más de siete millones de visitantes, la Colección Orinoco se expone hasta el 12 de enero de 2014 en el Museo Centro Gaiás.
 
Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.
Viaje al mundo perdido
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.
 
La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.
Material visual y didáctico
 
El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.
 
Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.
 
De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.
 
 
Siete ambientes, tres pisos
 
Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.
 
El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.
 
La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.
- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2013/05/orinoco-viaje-a-un-mundo-perdido/?utm_source=Adi%C3%B3s%20a%20El%C3%ADas%20Querejeta,%20un%20productor%20total%20/%20Arte%20japon%C3%A9s%20en%20el%20Prado%20&utm_medium=boletin&utm_campaign=boletin#sthash.Q7j5IG1k.dpufTras 13 años recorriendo algunas de las instituciones culturales más importantes de Europa y recibir más de siete millones de visitantes, la Colección Orinoco se expone hasta el 12 de enero de 2014 en el Museo Centro Gaiás.
 
Esta muestra, perteneciente a la Fundación Cisneros de Venezuela, incluye 1.135 piezas con las que se explican el hábitat y la forma de vida en las proximidades del tercer río más caudaloso del planeta.
Viaje al mundo perdido
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido invita a aventurarse en una de las regiones más salvajes, inaccesibles y mágicas del planeta para descubrir la vida y la cultura de las 12 etnias que habitan en la cuenca del río que fascinó a Julio Verne, Arthur Conan Doyle y Alexander Humboldt.
 
La exposición propone una inmersión en el llamado ‘Mundo Perdido’, un lugar protegido y cálido en el corazón de la selva amazónica, donde apenas el uno por ciento de la luz solar logra alcanzar el suelo al mediodía pero en el que el ser humano encontró hace doce mil años un hogar en el que encontrar todo lo necesario para vivir. Un canto a la naturaleza virgen y al respeto por el medioambiente y un reconocimiento a las culturas tradicionales y a su supervivencia respetuosa con el entorno.
Material visual y didáctico
 
El visitante se introduce en la selva amazónica, un recorrido por senderos llenos de mitos, magia y sortilegios, a través de piezas de las tribus De’áruwa Piaroa, Ye’kuana, Yanomami, Híwi Guahibo, E’ñepa Panare, Wakuénai Curripaco, Baniva, Baré, Puinave, Warekena, Tsase Píapoco y Hoti; recopiladas durante más de 30 años de exploraciones de la familia Cisneros al corazón de la selva venezolana.
 
Un recorrido que se completa con música ceremonial de cuatro de las etnias de la región y 120 fotografías de las colecciones de Edgardo González Niño y Charles Brewer-Carías. Al discurso expositivo se añaden cinco piezas documentales y una sección multimedia a través de un website educativo con recursos visuales y didácticos.
 
De la misma forma, el Museo Centro Gaiás acogerá a lo largo de los próximos meses un programa lúdico y didáctico pensado para todos los públicos pero especialmente para los más pequeños, con el que hacer del museo un lugar para aprender divirtiéndose. Visitas especializadas, juegos, talleres, cine, cuentos, actividades gastronómicas, etc. Toda esta programación contará con un espacio propio en el que los niños serán protagonistas, el Campamento Tepuy.
 
 
Siete ambientes, tres pisos
 
Máscaras, cestería, adornos corporales, instrumentos musicales, plumarios, canoas, remos e instrumentos de pesca, objetos de uso cotidiano y mágico-religiosos se distribuyen por las tres plantas del Museo Centro Gaiás agrupados en siete ambientes diferenciados: objetos rituales, instrumentos musicales y joyas en el primer piso; cestería y navegación y pesca en el segundo; y objetos utilitarios y armas en el tercero.
 
El público se inicia en el mundo mágico-religioso y la sabiduría ancestral de las diferentes etnias a través de objetos rituales como bancos ceremoniales, joyas, adornos y dibujos corporales, instrumentos musicales salidos de la naturaleza y toda clase de ritos personificados en la figura del chamán.
 
Orinoco. Viaje a un mundo perdido ofrece una aproximación cuidadosa a los objetos de la cultura material indígena, donde la naturaleza juega un papel clave, como los diferentes tipos de cestas usados por las etnias o recursos fluviales como sus embarcaciones con sus respectivos canaletes o remos y hábiles técnicas de pesca, con utensilios como nasas o petacas.
 
La última de las paradas por la selva venezolana será a través de los diferentes tipos de objetos que emplean en su día a día: útiles agrícolas, instrumentos de pesca, enseres domésticos como vasijas o chinchorros, prendas o brazaletes e incluso las viviendas multifamiliares que construyen sin requerir un solo clavo.
- See more at: http://www.hoyesarte.com/evento/2013/05/orinoco-viaje-a-un-mundo-perdido/?utm_source=Adi%C3%B3s%20a%20El%C3%ADas%20Querejeta,%20un%20productor%20total%20/%20Arte%20japon%C3%A9s%20en%20el%20Prado%20&utm_medium=boletin&utm_campaign=boletin#sthash.Q7j5IG1k.dpuf
Corpodiagnóstica
Fedeuropa
Fundación España Salud
Oficina Cultural
Venezuela
España