Instagram
LinkedIn
Twitter
jueves, 07 de septiembre de 2017 | Información de interés

Garbiñe, la nueva reina del tenis mundial

Muguruza toma, veintidós años después, el relevo de Arantxa Sánchez como número uno mundial WTA

Nació en Caracas, de padre vasco y madre venezolana, para reinar, con un talento especial para el tenis que alimentó de niña metiéndose en medio de los entrenamientos de sus hermanos Asier e Igor en la Bruguera Academy Tennis de Santa Coloma de Cervelló. Allí unió su destino al del entrenador Alejo Mancisidor, con quien disfrutó de la final, perdida ante Serena Williams, de 2015, para luego optar por el técnico francés Sam Sumyk. Campeona de Roland Garros 2015, de Wimbledon 2017, título al que siguió este verano el del Premier 5 de Cincinnati, a los 23 años y con apenas cuatro temporadas completas de profesional, Garbiñe Muguruza ya es número uno mundial. Oficialmente, a partir del lunes 11 de septiembre.

“En cada cumpleaños cada vez que soplaba las velas, el deseo siempre era el mismo: ser la mejor. Y ahora ha llegado”, señala a través del comunicado oficial de prensa, que la sitúa en su residencia de Ginebra Suiza, tras haberse despedido del US Open el lunes, en octavos, a manos de Petra Kvitova.

“El número uno caerá por simple cálculo matemático. Será ahora o después”, advirtió. Llegó a Nueva York como nº 1 en puntos de esta temporada, con más opciones que ninguna de las ocho pretendientes al liderato del ranking WTA, y se dio una de las combinaciones favorables. Eliminada, la ayudó que cayera también en cuarta ronda Elina Svitolina, siendo definitivo que ayer la checa Karolina Pliskova entregara el nº 1 que había capturado el pasado 17 de julio. Necesitaba repetir final en Flushing Meadows, pero abdicó, en cuartos, ante la estadounidense Coco Vandeweghe, 7-6 7-4 y 6-3.

Sólo 65 puntos, 6.030 a 5.965, la separan de la que sería nº 2, la rumana Simona Halep, aunque esta distancia sería incluso menor si Venus Williams captura el US Open y llega a los 5.977. La lucha por el nº 1 final del curso está tan abierta como reñida.

Pero Garbiñe Muguruza ya es, veintidós años después, la sucesora de Arantxa Sánchez, en el ranking WTA como lo fuera en Roland Garros, al igual que tomara el relevo de Conchita Martínez en Wimbledon. Una bestia competitiva, con todos los factores que conducen al éxito, moldeados paulatinamente según adquiere madurez personal y dedicación profesional. Hecha, además, para los grandes retos. Sólo atesora cinco títulos en ocho finales, pero tres ya de Grand Slam. Y convirtiéndose en la 24ª mujer al frente a la lista WTA, desde 1975, cuando se oficializó el cómputo informático.

El tenis español ya tiene a su quinto jugador nº 1 individual. Si Rafa Nadal lo defiende en el último Grand Slam, protagonizará un doblete histórico con Garbiñe Muguruza el lunes, que hasta ahora sólo conocen Estados Unidos y Alemania. En hombres también Carlos Moyà y Juan Carlos llegaron a la cumbre. “Siempre sueñas con este momento, pero te lo guardas para ti”, indica Garbiñe, que había jugado al despiste restándole cierta importancia públicamente, pero estaba en su hoja de ruta.

Fuente: www.mundodeportivo.com

Planeta
BBVA
Banco Exterior
Fedeuropa
Fundación España Salud
Oficina Cultural
Venezuela
España